miércoles, 24 de marzo de 2010

34 años para recordar



En la calle sólo encontré incertidumbre, dudas de por qué es un día feriado, la pregunta frecuente fue "¿Qué se celebra?”, y eso es un error hoy no festejamos nada, es un día para recordar, para entender que un pueblo no puede perder la opción de votar sólo porque a un grupo de militares y parte de la sociedad conservadora se les ocurra por arte de magia.
Por eso escuchar que nadie entiende por qué es feriado es responsabilidad de todos, políticos, maestros, padres. No podemos darnos el lujo de borrar los acontecimientos de nuestra memoria así porque si. Para aquellos que entiendan que fue lo que pasó, los invito a que lean un poco de historia argentina, incluso hoy en día gracias a Internet tienen la posibilidad de informarse, que no todos tenían hace por lo menos 15 años atrás.

El 24 de marzo de 1976, es el comienzo oscuro de una mal llamada “Reorganización nacional” al mando de jorge Rafael Videla, fue el principio del fin de todos aquellos que creían en un país mejor, porque la dictadura se encargó de acallar a más de 30000 voces que pensaban distinto a las clases conservadoras, que sólo pensaban, piensan y siguen pensando en sus bolsillos, no los identifica la bandera argentina sino la cantidad de billetes que se pueden llevar.

Todavía hoy vemos las marcas que dejó la dictadura, las políticas neoliberales de los años 90´, el miedo de muchos jóvenes a participar en políticas, genocidas prófugos o libres de culpa, son algunas de las más visibles, pero sobre todas las cosas la marca más sensible es la falta de 30000 hijos, padres, madres, párrocos, niños, etc., que se llevaron por delante, ya sea enterrados en tumbas NN, arrojados al mar o quemados. Son 30000 seres humanos que nos delegaron un mensaje, soñar no cuesta nada, se puede pensar en un país distinto, más tolerante, donde no solamente convivan los ricos solos, sino que se integren los marginados a un sistema de país que nunca los deje de lado.

Por tal motivo, insisto hoy no se celebra “NADA”, es un día para recordar, para asumir un compromiso como ciudadanos para que lo que nos ocurrió como país en 1976, no suceda “NUNCA MAS”